Sopa ramen casera – Quick & easy

 

Esta receta de sopa ramen con noodles no te defraudará

Las sopas ramen japonesas son una manera excelente de comer un plato calentito y súper completo. Además puedes dejar la sopa semi preparada en tu sesión semanal de batch cooking, y luego terminarla en un periquete.

En mi casa las utilizamos como cena ligera e invernal de algunos domingos y también en ocasiones como cena de emergencia cuando el tiempo no ha dado para más.

La base de nuestra sopa la haremos con jengibre, ajo y cebolla bien troceada y sofrita, a la que después añadiremos caldo vegetal casero.

Cantidad

2 raciones

Tiempo:

15 min

Dificultad:

fácil

Categoría:

Sopas

Ingredientes

  • 1 dado de jengibre de 1-1,5 cm
  • 1 cebolla fresca pequeña
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharada de aceite de sésamo o de oliva en su defecto
  • 3-4 setas ( común, shiitake, de cardo…)
  • 1 cucharada de concentrado casero de caldo
  • 1 cucharada de miso
  • Las hojas de los tallos verdes de un manojo pequeño de zanahorias
  • unas hojas de espinacas
  • 2 zanahorias laminadas
  • 1 l de agua
  • 1 ración de fideos ramen secos o frescos
  • 1 huevo batido (opcional)

Para el caldo vegetal casero, no tienes más que disolver concentrado casero de caldo en agua. Y para hacer concentrado de caldo que aportará a todos tus sopas y cremas un sabor increíble, además de altas dosis de salud, no tienes más que leer y hacer esta receta de Cómo hacer tus propias pastillas de caldo, que además te durarán meses en la nevera. Más fácil imposible, no??

Por otro lado, en algunas preparaciones de sopa ramen añaden salsa de soja al caldo. En esta versión observarás que yo no lo hago, y es por dos motivos: el primero  es con el fin de reducir el contenido en sal de la receta, lo cual es siempre una buena idea para nuestra salud. El segundo es porque he preferido utilizar miso blanco, una pasta de soja fermentada que añadiremos una vez terminada lo cocción y que aportará aun más sabor a nuestro caldo. El miso nunca debe hervir, ya que es un alimento fermentado que nos aporta probióticos y encimas digestivas, que mejorarán nuestra flora intestinal y nuestra digestión, y que destruiríamos al hervir el caldo. Por este motivo lo añadimos al final de la cocción tal y como os enseño en el video. A mí me gusta mucho el sabor del blanco, pero podéis elegir entre las diferentes opciones del mercado y en función de vuestros gustos.

Además, esta es una receta de aprovechamiento, en la que os enseño cómo aprovechar los tallos verdes de los manojos de zanahorias. Qué nunca los has probado?? Pues están realmente ricos, y ahora mismo vamos a comprobarlo!

En cuanto a las setas, cualquier variedad será perfecta, pero mola mucho ir experimentando. Los shiitakes por ejemplo le dan un gusto excelente!

Vamos a ver los pasos para hacer nuestra sopa ramen de forma quick & easy!

 

Instrucciones paso a paso

Primero

Pela el dado de jengibre y rállalo o tritúralo. Reserva. Pela los dientes de ajo y trocéalos en trocitos pequeñitos o machácalos en un mortero. Reserva. por último, pela y trocea bien una cebolleta pequeña o media mediana y reserva.

Segundo

Pon a calentar en un wok ( o una cazuela en su defecto) el aceite de sésamo. Si no tuvieras, puedes utilizar AOVE, aunque el aceite de sésamo le da un gusto especial.

Un a vez esté caliente, añade el ajo y el jengibre y deja que se doren. Añade después la cebolla y deja que se haga hasta que empiece a estar transparente.

Tercero

Limpia y trocea las setas en tiras. Añádelas al wok y dora ligeramente. Inmediatamente después añade el agua y el concentrado de caldo, que se disolverá a medida que el agua se caliente. Remueve bien.  Añade también las espinacas.

Cuarto

Cuando el caldo comience a hervir, añadiremos nuestros fideos, y mantendremos el caldo hirviendo hasta que ablanden. Esto dependerá del tipo de fideo que escojas: pueden ser frescos, en cuyo caso tardan menos, o fideos secos integrales que tardarán algo más. En torno a 2-5 minutos estarán en su punto.

Quinto

Mientras tanto lava y escurre los tallos de zanahoria, escogiendo las hojas. Trocéalos ligeramente y reserva una parte para decorar. Lava y pela también las zanahorias y lamínalas finamente. Puedes utilizar tambien un rallador o una mandolina para ganar tiempo y evitar trabajo. 

Sexto

Añade las hojas verdes de las zanahorias y las zanahorias laminadas y apaga el fuego, ya que queremos que queden al dente. Deja que el caldo deje de hervir, y disuelve entonces el miso con ayuda de un colador, tal y como te muestro en el video. Tu sopa ramen está lista para servir, no dejes que se enfríe. Decora cada cuenco con las hojas verdes sobrantes de las zanahorias.

Tip

Si consumes huevos de vez en cuando, puedes añadir un huevo batido a la sopa un poco antes de añadir el miso. Queda muy rico. También puede servirse con medio huevo cocido para cada comensal.

Si te ha gustado esta receta cuéntamelo dejando un comentario y comparte!

2 Comentarios

  1. Chus

    Tiene buena pinta! Soy amante del miso. Prometo que la haré

    Responder
    • Rachel Greens

      Genial! Mándame una foto, seguro que te queda genial!🥰

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al enviar un comentario, aceptas la Política de Privacidad de este sitio

 

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER DE RACHEL GREENS

Recibe contenido exclusivo para suscriptores, ebooks gratuitos y mucho más.

SÍGUEME TAMBIÉN EN...

Copyright © - Rachel Greens - Aviso Legal - Política de Cookies - Política de privacidad.