My personal Smart Garden

 

O sobre cómo disponer siempre de hierbas aromáticas en tu cocina

No sé si a vosotros os ocurre, pero yo algunas veces me recorro dos o tres fruterías y algún que otro supermercado buscando hierbas aromáticas. Por ejemplo, mismamente la semana pasada, estuve buscando romero fresco para hacer una nueva receta de concentrado de caldo casero, y a pesar de que algunos supermercados ya disponen de romero en sus secciones de verduras y frutas, aquel día no hubo manera de encontrarlo. Además, suelo tener una maceta de romero en mi terraza, pero no siempre está en disposición de que le corten una ramita, siendo aquel día el caso.

Total, que tuve que usar romero seco. Y para esa receta en concreto, como para muchas otras, es importante usarlo fresco, porque aromatiza infinitamente más.

También me ocurre que en ocasiones compro hierbas aromáticas envasadas, y no siempre quiero utilizar una cantidad tan grande, así que tengo que congelarlas, deshidratarlas o mantenerlas en agua unos días y darles salida.

O simplemente me apetecería utilizar variedades no solo de plantas aromáticas, sino también medicinales, para hacer tinturas o emplastes,  que no se suelen vender frescas.

Por todos estos motivos, ya he intentado cultivar mi propio “pequeño huerto” de hierbas aromáticas en casa varias veces, porque es genial poder tener hierbas frescas a mano para cocinar aún viviendo en la ciudad.

Pero la verdad es que no he tenido demasiado éxito por varias razones bien sencillas:

  • La primera es que a veces salgo fuera por motivos profesionales y personales, y paso varios días fuera de casa. Y las plantas  hay que cuidarlas todos los días, estar atento de que no se queden sin agua…etc etc
  • Cada planta necesita su sustrato para crecer, hay que podarlas y aportarles una cantidad suficiente pero no excesiva de luz y agua… y si no eres un jardinero experimentado o no puedes dedicarle todo el tiempo que quieres, las plantas sufren y no consigues buenos resultados.
  • Además de todo esto, es difícil mantener una cosecha constante si vives en un lugar en el que hay variaciones bruscas de temperatura, especialmente en los meses más fríos.

Después de darle muchas vueltas a este tema, por fin he encontrado una solución que me ha encajado perfectamente: el cultivo hidropónico, o lo que es lo mismo, el cultivo de plantas utilizando como sustrato únicamente agua y nutrientes.   

 Empecemos por el principio, con un poco de historia.

 El cultivo hidropónico no es nada nuevo, ya lo usaban en Babilonia en el año 600-500 AC. Como lo leéis: Los jardines colgantes de Babilonia, una de las 7 maravillas del mundo antiguo, usaban un sistema de suministro de agua de río rica en oxígeno y minerales  para cultivar plantas. Al igual que los egipcios, que 700 años AC ya cultivaban plantas a la orilla del Nilo sin sustrato sólido.

Hoy en día ya tenemos claro que las plantas pueden crecer en un sustrato acuoso, siempre que el agua aporte a la planta los minerales y nutrientes que necesita, además de oxígeno, y que crecerán perfectamente, siempre y cuando reciban la cantidad adecuada de luz.      

Es más, se ha demostrado que las plantas de cultivo hidropónico, pueden crecer un 25% más rápido y producir hasta un 30% más rápido que las plantas cultivadas en tierra. Y esto ocurre porque las plantas no tienen que dedicar mucho esfuerzo a buscar los nutrientes que necesitan en la tierra, porque el agua ya les aporta todos los micro y macro nutrientes que puedan requerir.

Por cierto, el consumo de agua es menor que en otros tipos de cultivo, por lo que se trata de una opción sostenible y responsable con el medio ambiente. 

Y una de las cosas que más me gustan de esta opción, es que puedo cultivar las plantas que quiera, sin pensar en cuál planto al lado de cual, y sin preocuparme por el tipo de sustrato que les va mejor. Por otro lado, se puede obtener una cosecha bien productiva con muy pocas semillas, viendo crecer las plantas y aprendiendo de ellas.

 Y no olvidemos que al no consumir esas plantas aromáticas del supermercado, le ahorramos al medio ambiente unas cuantas bolsas de plástico de las que deshacerse!

 Dicho todo esto, hoy vamos a hacer una receta muy especial. Os voy a enseñar los ingredientes para disponer de un Smart Garden en casa en menos de una hora, vais a ver que receta tan chula!

 

Cantidad

1 pax

Tiempo:

30 min para empezar

Dificultad:

Súper fácil

Categoría:

Todas

Ingredientes

Yo Después de barajar las diferentes opciones que hay ahora en el mercado, me he decantado por la Vegebox Home para conseguirlo. Es un mini garden con bastante espacio, 28 huecos de cultivo ni más ni menos, estéticamente es súper bonita, y además es muy robusta. No consume apenas electricidad y existe la posibilidad de crear un jardín vertical superponiendo varias Vegebox Home unas encima de otras, comunicadas entre ellas. Aquí debajo te enseño la Vegebox Home a pleno rendimiento. La he estrenado con semillas de albahaca morada, hierba de limón, mostaza y brócoli.

Si dispones de poco espacio en casa, existe otro modelo de la misma gama con menos huecos de cultivo disponible, la VegeBox Kitchen.

La máquina regula automáticamente los ciclos de luz para garantizar que las plantas crezcan en las condiciones correctas, y en general es fácil de utilizar y poner en funcionamiento. En resumen, hay pocas posibilidades de que el intento te salga rana, por muy mal que se te de la jardinería, entre otras cosas porque las plantas que crecen en cultivos hidropónicos, no suelen desarrollar hongos, plagas de insectos y enfermedades, por lo que no necesitan insecticidas. Las plantas crecen sanas y felices.

 Instrucciones paso a paso para poner en marcha tu Smart Garden 

Primero

Una vez tengas la Vegebox en casa, toma unas primeras nociones y aprende rápidamente a montarla con este VÍDEO.

Segundo

Elige qué plantas quieres cultivar. Te recomiendo empezar con plantas aromáticas sencillas de cultivar como albahaca o perejil, o bien semillas que habitualmente utilices para germinar como brócoli o hierba de trigo. Coloca una sola semilla por cada esponja. Este paso es muy importante, que no se te escapen dos!

Tercero

Coloca las esponjas en la bandeja de germinación, en un lugar ventilado y sin luz directa. La temperatura afecta a la germinación de las semillas, así que manténlas dentro de casa. Llena la bandeja con agua filtrada hasta que el nivel del agua esté a la mitad del fondo del recipiente. Mantén el nivel del agua durante los próximos días para garantizar la germinación.

Cuarto

Espera pacientemente hasta que cada semilla germine. Antes de pasar a la siguiente fase, es necesario que al menos veas que la planta empieza a asomar, como en la foto. Ten en cuenta que si plantas semillas diferentes, cada una tendrá su propia fase de germinación.

Quinto

Una vez que todas las semillas hayan germinado, coloca la bandeja manteniendo el mismo nivel de agua, sobre tu Vegebox. Inicia el botón de iluminación para conseguir que la luz se apague y se encienda en automático en ciclos de 14 h de luz y 10 de oscuridad.

Mantén las semillas en esta fase hasta que desarrollen una raíz de al menos 1,5 cm, tal y como te muestro en la foto. Este paso es muy importante, garantiza que tus plantas sean capaces de alimentarse solas.

Sexto

Una vez que tus plantas tengan las raíces lo suficientemente largas, inserta con cuidado las esponjas en sus cestillos. Llena la VegeBox con 4 litros de agua según se indica en las intrucciones, añadiendo los porcentajes de nutrientes en el orden indicado para evitar sedimentación. Los nutrientes puedes adquirirlos en Vitality4life también pulsando AQUÍ.

 

Y básicamente está todo hecho! Colocamos cada cestillo en un agujero de la VegeBox y la dejamos funcionar. Las plantas irán creciendo a su ritmo, te asombrarás de lo rápido que crecen de un día para otro!

Sólo hay que tener una pequeña precaución: cubre con los tapones que vienen con la máquina los huecos en los que no introduzcas cestillo. De esta manera evitarás el crecimiento de algas en el agua, que puede producirse si recibe luz directa.

Pues esto ha sido todo! Solo me falta deciros que podéis aprovechar el código de descuento RACHELGREENS si os gusta la opción.

Ya veis que no tiene ninguna dificultad, pero sí que da muchas satisfaciones, es muy bonito verlas crecer!

Ahora estoy experimentando con ella para obtener mis propios germinados más rápida y fácilmente. Os animáis?

Qué plantas os gustaría cultivar en casa? Las usaréis para cocinar?

XOXO

Raquel

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al enviar un comentario, aceptas la Política de Privacidad de este sitio

 

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER DE RACHEL GREENS
Recibe contenido exclusivo para suscriptores, ebooks gratuitos y mucho más.

SÍGUEME TAMBIÉN EN...

Copyright © - Rachel Greens - Aviso Legal - Política de Cookies - Política de privacidad.