Meditación contra el estrés y la ansiedad

 

 Alguna vez te has sentido estresado, abrumado por tantas cosas que hacer o con un poco de ansiedad por intentar hacerlas demasiado deprisa?

 

En ocasiones sientes que por muy deprisa que vayas, no llegas a todo? A veces pierdes el rumbo y te sientes como un robot, haciendo tareas sistemáticas todo el rato sin ponerles ni una pizca de ti mismo?

Hoy en día, y sobre todo si vives en una ciudad, estoy segura al 100% de que en algún momento has sentido un poco de agobio y ansiedad.

Tengo una solución para ti. Consiste en parar, de forma consciente, para no hacer nada salvo respirar y concentrarte en no pensar.

Parece sencillo, no? En parte si, y en parte no. No pensar también requiere un poco de practica, señores! Lo bueno es que los beneficios se consiguen bastante rápido.

La meditación no es una técnica nueva por mucho que ahora se haya puesto de moda, sino una practica milenaria utilizada por muchas disciplinas diferentes con un propósito similar. Hay evidencia científica de sus múltiples beneficios. Con solo cuatro días de meditación ya se observan efectos sobre el estrés y la ansiedad, así como la concentración y la capacidad para mantener la atención. (Zeidan, F., et al. Mindfulness meditation improves cognition: Evidence of brief mental training. Con- sciousness and Cognition (2010), doi:10.1016/j.concog.2010.03.014 ).

 

No tener tiempo no es una excusa.

 

No es difícil iniciarse, y no necesitas ir a clases para aprender, ni un lugar especial ni nada por el estilo.

Varias son las claves para que lo consigas:

 

Encuentra un momento del día en el que puedas sacar entre 10 y 20 minutos sin que nadie te moleste. Apaga el móvil y todo aquello que pueda desviar tu atención. Pon música instrumental, clásica o sonidos de la naturaleza. Avisa a tu familia para que no te molesten durante este tiempo.

Pon una alarma que te avise cuando se acabe el tiempo. Comienza por 10 minutos si es el tiempo del que dispones.

Busca un lugar tranquilo y sin ruidos. Puedes sentarte en una silla o en el suelo. Se trata de encontrar una postura cómoda y en la que la espalda se mantenga recta. Mi postura preferida es sukhasana, una postura de yoga en la que utilizo un cojin de meditación para levantar la pelvis y mantener la espalda muy muy recta. Puedes ver la postura en la foto.

Sea cual sea la postura que escojas, pon las manos sobre las rodillas, mejor con las palmas hacia arriba.
Y simplemente respira. Respira muy muy hondo las tres primeras veces. Inspira todo lo dentro que puedas y retén el aire un par de segundos. Luego expira por la boca con fuerza. Siente como se relajan tus hombros.

Después continua inspirando y expirando pausadamente por la nariz durante el resto del tiempo. Céntrate en tu respiración. Deja ir cualquier pensamiento que llegue a tu mente y vuelve a centrarte en la respiración.

Cuando suene la alarma, durante un par de minutos, compara como te sentías antes de la meditación y como te encuentras después. Haz un pequeño balance del día si meditas por la tarde, o establece algunos propósitos si decides hacerlo cuando te levantes por la mañana. Siéntete agradecido por alguien o algo.

Repite la practica a diario, o al menos tres o cuatro veces por semana.

A medida que profundices en tu práctica, si te gusta y decides ir aumentando el tiempo que le dedicas, te sentirás más consciente, más presente. Es posible que dejes de ducharte o lavar los platos pensando en lo que vas a hacer mañana, y te centres más en lo que estás haciendo en el momento presente. Puede que te sientas más creativo, más despejado, o con las cosas más claras. Empezarás a disfrutar del momento presente.

 

Si quieres profundizar mas en este asunto, puedes leer el libro EL secreto de la felicidad , de Sharon Salzberg, en el que se propone un programa de meditación muy sencillo en 28 días.

Y ya sabes, cuidado que engancha!

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al enviar un comentario, aceptas la Política de Privacidad de este sitio

 

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER DE RACHEL GREENS

Recibe contenido exclusivo para suscriptores, ebooks gratuitos y mucho más.

SÍGUEME TAMBIÉN EN…