Ensalada crudivegana de col lombarda

 

 Sabías que consumir col nos aporta ácido fólico, calcio, boro y potasio?  

Además de todo lo anterior,  la col lombarda es un aliado para nuestra vista, ya que las antocianinas que contiene, ayudan a preservar la salud de los capilares de la retina. Esta ensalada se mantiene perfecta en la nevera durante varios días, por lo que puedes utilizarla también como guarnición de otros platos.

Cantidad

4 personas

Tiempo:

10 min + macerado

Dificultad:

Muy fácil

Categoría:

Ensaladas

Ingredientes

  • 1 col lombarda de 1 kg
  • 2 manzanas verdes
  • 1 diente de ajo
  • 1 puñado de pasas
  • Sal marina, pimienta y ajo en polvo al gusto
  • 1/4 vaso de vinagre balsamico de manzana
  • 2 cucharadas de anacardos 
  • AOVE al gusto

Para hacer esta ensalada más digestiva y conseguir un sabor más suave, la dejaremos macerar durante al menos 24 horas en la nevera. También es muy importante limpiar bien la col, desechando el tronco y la parte central ( para quedarnos únicamente con las hojas más finas), así como picar bien la col o laminarla muy finita. Como picarla es mas fácil y rápido, ha sido la opción que he escogido yo para esta receta.

Instrucciones paso a paso

Primero

Limpia la col abriéndola a la mitad y desechando todo el tronco central. Deshoja la col y lávala bien. Deja las hojas escurrir mientras preparas el resto de los ingredientes.

Segundo

Pela las manzanas y corta cada una en cuatro trozos. Pela también un diente de ajo.

 

Tercero

Introduce la col, el diente de ajo y la manzana en un procesador de cocina y trocea hasta obtener trocitos pequeños como los de la foto. Vierte la mezcla en un recipiente.

Cuarto

Añade sal marina, pimienta molida y ajo en polvo a tu gusto. Añade también 1/4 de vaso de vinagre balsámico de manzana y aceite de oliva virgen extra a tu gusto. Mezcla todo muy bien. Añade las pasas por encima, tapa el recipiente y deja la mezcla macerar durante al menos 24h en la nevera.

Quinto

En una sartén, tuesta los anacardos crudos ligeramente. Si los tuestas justo antes de servir la ensalada, sírvelos calentitos. En caso contrario guárdalos en un tarro de cristal hermético cuando se enfríen y reservados hasta que sirvas la ensalada.

Tip:

Sirve como primero o como guarnición para otros platos como pastas, seitán a la plancha o incluso otras ensaladas de hoja verde.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al enviar un comentario, aceptas la Política de Privacidad de este sitio

 

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER DE RACHEL GREENS

Recibe contenido exclusivo para suscriptores, ebooks gratuitos y mucho más.

SÍGUEME TAMBIÉN EN...

Copyright © - Rachel Greens - Aviso Legal - Política de Cookies - Política de privacidad.