Cultivar aloe vera en casa

 Tienes alguna habitación en casa con bastante luz? Te gustan las plantas? Cultiva plantas útiles como el Aloe Vera.

 

Me encanta tener plantas en casa, dan mucha vida y alegría. Por suerte, tengo una galería con mucha luz que utilizo como invernadero, y procuro tener siempre plantas a las que pueda sacarles partido. Una de estas macetas que nunca falta es el aloe vera.

El aloe es una planta muy fácil de cuidar, basta con regarla cada 15-20 días ( si hace mucho calor deberás regarla más a menudo) y proporcionarle todas las horas de sol que puedas, les encanta!

Pertenece a la familia de las suculentas, un tipo de plantas capaces de almacenar en su tejido membranoso ( el del interior de sus hojas) grandes cantidades de agua. Esto les permite sobrevivir en climas áridos.

El primer consejo que te doy si vas a animarte a comprar una planta de aloe vera, es que lo hagas en un vivero profesional, nada de chinos, supermercados y grandes superficies. Así te asegurarás de escoger una buena variedad que no te dará ningún problema. El segundo consejo es que cada vez que vayas a utilizar la  planta, cortes las hojas desde la base de su tallo ( zona más cercana a la tierra ).

La mejor manera ( y más segura) de usar el aloe fresco en casa es externamente. Para ello, una vez cortada la hoja, ábrela con la punta de un cuchillo afilado, y frota la pulpa que contiene dentro contra la parte afectada de la piel. Esta opción te resultará útil cuando por ejemplo sufras una quemadura solar o doméstica, o un pequeño corte.

El gel del aloe vera mejora la cicatrización de las heridas, reduce el edema y calma el dolor. Se sabe que estimula las células que fabrican el colágeno, que es la sustancia proteica que forma el tejido conjuntivo. Contiene también un polisacárido llamado acemanano, que posee efecto inmunomodulador y que activa los macrófagos de la piel ( evitando infecciones) y generando sobre ésta un efecto antiinflamatorio. El gel, que también reduce el dolor, tiene acido salicílico , lo que explica su capacidad antiálgica.

Si en algún momento se te enrojece la piel, no continúes. No suele ser normal, pero hay personas sensibles al aloe. En este caso, es mejor adquirir un gel rebajado en tu herbolario o tienda verde de confianza.

Es útil también su aplicación externa en las llagas y ampollas que a veces nos salen en la nariz tras un resfriado.

Por ultimo, hacerte saber que el consumo vía interna es más delicado, dado que algunas partes del aloe contienen aloína, un compuesto que puede provocar efectos laxantes y reacciones alérgicas. En caso de querer consumirlo, mejor adquiere un producto comercial apto para uso interno y libre de estas sustancias, y consulta siempre a un profesional, ya que hay colectivos como las embarazadas, los niños o los pacientes en tratamiento de Sintrom, que deben evitar el consumo interno para evitar complicaciones.

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al enviar un comentario, aceptas la Política de Privacidad de este sitio

 

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER DE RACHEL GREENS

Recibe contenido exclusivo para suscriptores, ebooks gratuitos y mucho más.

SÍGUEME TAMBIÉN EN…