Avena merengada con mermelada de frambuesas

Oh my! No se me ocurre una manera mejor de empezar el día!

Te gusta la leche merengada? Y las frambuesas? Entonces me temo que no podrás resistirte a esta combinación explosiva de avena merengada con mermelada de frutos rojos. Lo mejor de todo es que puedes dejarla preparada la noche antes, y se conserva perfectamente en la nevera dos o tres días. Yo me la llevo en un tarrito al trabajo para desayunar después de ir al gym, y me sabe a gloria! Te cuento lo que necesitarás y cómo se hace? Pues vamos!

Cantidad

1

Tiempo:

10 min

Nivel:

Fácil

Categoría:

Desayuno

Ingredientes
  • 3 cucharadas soperas de avena en copos
  • 1/4 taza de leche de avena
  • 1 pizca de vainilla en polvo
  • 1/2 cucharadita de ralladura de limón
  • 1 pizca de canela
  • Sirope de ágave u otro endulzante al gusto
  • 1 cucharada de crema de coco (opcional)
  • 1/2 taza de frambuesas frescas o congeladas
  • 1 cucharadita de chía
  • 1/4 taza de agua filtrada
  • El zumo de medio limón
  • 1 dátil remojado
  • Frutos rojos para decorar (opcional)

Desayunar avena es muy buena idea, ya que se trata de un cereal muy completo, saciante, contiene vitamina B y mucha fibra, por lo que te garantiza no pasar hambre al menos hasta la hora del almuerzo!

Cada vasito se compone de dos capas: una primera capa a base de copos de avena remojados con sabor rico rico a leche merengada… y una segunda capa de mermelada 100% natural a base de frambuesas y chía. Para que la receta sea realmente “fast”, lo mejor es dejarla preparada la noche anterior, con lo que conseguirás que los sabores se integren mucho más. 

Puedes dejar el desayuno totalmente montado, o bien guardar cada capa en tarros de cristal individuales, y montar el conjunto justo antes de desayunar.

Te recomiendo que dejes la avena remojada fuera de la nevera, especialmente si es invierno, para que no esté tan fría!

Y luego toppings al gusto, yo he optado por frutos rojos que tenía congelados.

Veamos como hacerlo paso a paso.

Instrucciones paso a paso

Primero

Introduce la leche de avena en una batidora junto con el limón, la vainilla, la ralladura de limón, la canela, la cucharada de crema de coco y el endulzante que escojas ( es opcional). Bate todo bien hasta que quede bien mezclado.

Segundo

Añade los copos de avena a la mezcla anterior y remueve bien con una cuchara. Déjalo reposar al menos 30-40 minutos para que espese. Estará mucho más rico si reposa toda la noche.

 

Tercero

Mientras tanto preparamos la mermelada de frambuesa. En el vaso de la batidora ya limpio, introducimos las frambuesas ( igualmente congeladas o no), el agua, el zumo de limón y el dátil previamente remojado). Batimos durante unos minutos para que las semillas queden lo más trituradas posible.

Cuarto

Al batido de frambuesas le incorporamos ahora la chía, removiendo bien con una cuchara. Hay que dejarlo reposar igualmente para que las semillas de chía gelifiquen.

Quinto

En un tarro de cristal añade la avena en la cantidad deseada. después cubre con una cantidad generosa de mermelada de frambuesas y decora con unos frutos rojos.

Tip:

Yo suelo preparar este desayuno para varios días porque no me importan nada repetir, y además se conserva genial en la nevera. Suele ser parte del batchcooking del domingo!

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al enviar un comentario, aceptas la Política de Privacidad de este sitio

 

SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER DE RACHEL GREENS

Recibe contenido exclusivo para suscriptores, ebooks gratuitos y mucho más.

SÍGUEME TAMBIÉN EN...

Copyright © - Rachel Greens - Aviso Legal - Política de Cookies - Política de privacidad.